Entrada destacada

¿Te subes al avión?

Hola Pasaporteras!! Sí, os he cambiado el nombre. Hasta ahora os llamaba Colourpoperas, pero con el nacimiento del segundo grupo en las re...

sábado, 22 de abril de 2017

Hakuho-do: arte para tu rostro

Hola hola, Pasaporteras


Hoy vengo a hablaros del lujerío del lujerío, de la canela fina, de lo más mejor de lo más mejor; hoy vengo a hablaros de la brochas y pinceles de maquillaje de Hakuho-do.

Estoy más que segura de que ya la gran mayoría conoceréis esta marca de pincelería japonesa. No soy la primera y no seré la última en enamorarme de estas pequeñas maravillas, y es que basta rozarlas contra nuestra piel para darnos cuenta de su altísima calidad. Es cierto que no todas están al alcance de todos los bolsillos, pero tened en cuenta que existen líneas económicas dentro del catálogo (la Basic, la J, la G, la 200 por ejemplo) que no distan tanto en precio de las que podemos encontrar aquí.

Pero empecemos con un poco de historia. Hakuho-do lleva elaborando sus fude  para artistas y artesanos durante muchísimos años y es que el pincel es un elemento casi de culto en la cultura japonesa. La calidad de sus brochas de caligrafía, de sus pinceles para pintar figuras, cerámicas o los rostros de las maiko es innegable, y muchas son las marcas que han querido echarse de novios a estos manufactores para que elaboren sus pinceles, aunque muy pocos lo han conseguido.

Y sí, utilizo bien el término "manufactor", porque estas joyitas están elaboradas una a una a mano por artesanos altísimamente experimentados que tratan cada uno de los pelos y fibras que componen los pinceles y brochas de manera individual. De hecho, como curiosidad habréis de saber que su presidente aún hoy, tras décadas de labor en taller, sigue revisando con sus propias manos muchos de los artículos antes de que salgan al mercado, midiendo los pelos, viendo que no haya ninguno fuera de lugar, y retirando con pinzas los que hayan podido quedar sueltos.

Existen varias líneas en catálogo, dependiendo del tamaño y diseño del mango sobre el que vayan montados los cabezales, incluso hay virolas de oro en las series más exclusivas pero el pelo de todos ellos es exactamente de la misma calidad y lleva el mismo proceso de elaboración. Es precisamente este proceso lo que distingue las brochas Hakuho-do de cuaquier otra y lo vais a entender inmediatamente.

Las brochas que tenemos habitualmente por casa están elaboradas a partir de fibras que se colocan juntas y son cortadas a capas para darles la forma deseada. A la vista se ven preciosas, perfectas, totalmente uniformes. Sin embargo, si pensamos en cuando nosotras mismas cortamos o rasuramos el vello de  nuestro cuerpo entenderemos qué es lo que ocurre al sajar el pelo de las brochas.

El pelo nace grueso en la raíz y es por el desgaste del roce que en su punta acaba perdiendo materia y se vuelve fino, suave y más transparente. Por eso, cuando nos rasuramos da la sensación de que el vello crece más fuerte y pincha, porque ha perdido su punta suave y fina. En Hakuho-do el pelo no se corta. Se selecciona exclusivamente aquel que mantiene su punta natural, desechando los que están rotos, partidos o no son de la calidad y el grosor adecuados. Así, las brochas de Hakuho-do son sin duda las más suaves del mercado, ya que  todos y cada uno de los pelos que las conforman mantienen su estructura natural.

Este efecto es perfectamente visible en las brochas más sueltas, por ejemplo en la de difuminar sombras de ojos, ya que al ojo se nos presentan ligeramente menos uniformes que las que sí tienen el pelo cortado, menos perfectas y uniformes. Sin embargo, el momento de utilizarlas y maquillarnos con ellas es lo que verdaderamente nos hace ver que tener una herramienta adecuada y de calidad lo que eleva la calidad del resultado que vayamos a obtener.

El cuartel general de la marca se encuentra cerca de Hiroshima y su tienda principal está sita en Kyoto, aunque hay showrooms distribuidos por otros puntos de la geografía japonesa. Pronto, la calidad de los productos de Hakuho-do llamó la atención de propios y extraños, y además de para otras marcas como Mac (aunque no todos los pinceles de Mac sean eleborados por Hakuho-do y no tengan exactamente la misma calidad que los originales), estos artesanos comenzaron a comercializar bajo su propio nombre de manera internacional a través de esta página web pensada principalmente para el público estadounidense, pero que realiza envíos a todo el mundo. He de decir que no es una plataforma especialmente user-friendly y es fácil perderse en ella, entre todas sus líneas y acabados. Recomendamos paciencia al explorarla y recordamos que, elijamos la línea que elijamos, el pelo de todas ellas es exactamente de la misma calidad, paguemos lo que paguemos por la brocha, ya que es el mango lo que las distingue entre sí.

Tendremos la posibilidad de adquirir tanto brochas sintéticas como naturales, siendo estas últimas las de verdadera fama y las más especiales de la marca, por el esmerado proceso de elaboración que tienen y que os hemos explicado arriba. Dentro de estas las hay de cabra, de caballo, de ardilla.... cada una pensada para un uso específico con el material más adecuado para la tarea.

Yo hace solo unos meses que he empezado a comprar a la marca. Como auto regalo especial que me hice a mi misma cuando me saqué la plaza de funcionario por fin este verano, me traje de Sephora USA estas maravillas que sacaron en colaboración ambas marcas para la linea Sephora-Pro. Son todas ellas brochas de rostro y su presentación es la emblemática de Hakuho-do con el mango lacado en rojo. No llevan la trasera del mango plano con dibujo, sino que se distinguen por tener el grabado del nombre de la brocha en japonés y la virola en metal negro mate. No son brochas naturales, sino de una fibra sintética patentada que nos sirve perfectamente  tanto para polvo como para crema y son increíblemente suaves.


Brocha de polvo, biselada y muy densa
Apreciemos la cantidad de pelo que tiene
Para colorete, pequeña y también densa


La brocha de colorete es plana además
Brocha de llama, a mi me gusta utilizarla de punta para el bronceado
La versión pequeña de la brocha anterior, ideal para iluminador
El pelo de las de llama es muy flexible, muy fluido

Sin embargo, como ya he dicho arriba, poder vender fuera de la propia marca brochas de Hakuho-do y no matar del todo las carteras de los clientes es misión imposible, así que la calidad de estas que os he enseñado arriba, o de las Mac elaboradas por ellos que podamos adquirir, nunca es exactamente la misma que la de las originales, y no me quería quedar con las ganas de probar las auténticas, así que hace poco he relaizado dos pedidos a la marca junto con mis Pepis bilbaínas.

De momento me he limitado a brochas de ojos, que son mucho más económicas (llevan menos pelo, no es de extrañar) que las de rostro, pero no descarto darme el capricho y adquirir alguna yachiyo o brocha de polvo bien gordita en un futuro.

Esta que veis es la J515, es una brocha de pata de pony elaborada en pelo de cabra. Ya sabéis lo mucho que me gustan las brochas de este corte, y esta no solo no es una excepción, sino que supera con mucho a la Vendetta que ya poseía, lógicamente.  Si la Vendetta os decía que aplica la sombra ya difuminada, lo de la Hakuho-do es ya de otro mundo. Es increíble cómo marca a la vez la cuenca y la transición (más densa una que la otra) de una sola pasada. Como os digo, deja más producto y más concentrado donde debe y un halo suave y difuminado en todo el resto del trazo, con lo cual elimina de un solo brochazo (qué bien traído el término, eh? jejeje) varios de los pasos del maquillaje. No me puede gustar más.



Esta otra es la S142 y es una brocha de difuminar en pelo de ardilla azul. Es la última incorporación a la familia y una de las más suaves de todas. De hecho, es tan blandito el pelo que a penas se siente al pasarla sobre la piel. Levanta la cantidad justa de producto y es especialmente adecuada para aplicar y difuminar transiciones en colores vivos que queramos que nos queden muy etéreas pero bien trabajadas.




La siguiente sería la hermana pequeña de la anterior, esta vez en pelo de cabra. Es ideal para oscurecer la v externa del ojo, para los marrones chocolate y los negros. Se mete muy muy bien en la cuenca del ojo y marca donde tiene que marcar. Es muy muy chiquitina y por lo tanto muy precisa. Para mí, un imprescindible, sin duda.


Dejo para el final mi niña bonita, la J006H de pelo de caballo. Es grande y tan suave que da la sensación de que lo que te roza la piel no es un sólido sino un líquido. Es irreal, en serio. Sirve tanto para aplicar color en toda la almendra del ojo como para difuminar cortes. Utilizarla es un auténtico placer. Vendrán más primitas suyas de pelo de caballo pronto a hacerle compañía sin lugar a dudas.


Os dejo foto para terminar de un look realizado con estas brochas. El negro especialmente lo coloqué y difuminé con la pequeñita de pelo de cabra y estoy convencida de que fue uno de los puntos que hicieron que este maquillaje tuviera tanto éxito.


Espero no haber levantado muchas ampollas en vuestras carteras con esta entrada y que os animéis a daros una vuelta por la página (que por cierto, envía directo por unos 16 dólares independientemente de lo que pidáis y te cambia la declaración de aduanas sin problemas, así que en 10 días tienes tu paquete en casa).

Ante todo recordad el lema de mi amiga May, gran amante e incitadora de la marca: las hakus no maquillan, las hakus acarician....

5 comentarios:

  1. Ya me generaste ansias. Y ya sabes lo que me pasa en esos casos. Buuufffff.

    ResponderEliminar
  2. elenaaaaaaaa que ansia jolín!!!!! >_<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En na estamos haciendo otro Pepi-pedido que abruma 😂😂😂😂

      Eliminar